June 10, 2012

YOU'RE A BLOGGER!




Algo  antecede la parte de ser blogger en la mayoría de los casos, un titulo profesional o una actividad  que (nos) pesa más y suena mucho más seria. Aunque algunos quieren ser reconocidos como ‘editores’ de su blog o ‘escritores de moda’, cuando su principal aporte es sin duda contenido en un espacio a razón de lo que conocen y les gusta.  Cuando el principal espacio de expresión es   un blog solo puede esperarse que en el evento de unión de lo subjetivo con el conocimiento personal/colectivo y la historia, lo que se produzca sea objetivo.

Bloggers los hay de todas las profesiones, edades,  hay blogs quizás de cualquier campo que pueda interesar a  un ser humano, la plataforma es gratuita, si alguien tiene un website simple en formato de  entradas periódicas o una cuenta básica en Wordpress, Blogger o Tumblr. Es un blogger! Incluso grandes portales de noticias como The Huffington Post  son reconocidos aun como un blog de superestructura. Tener uno permite direccionar intereses, análisis y reflexión, mantenerse al tanto o mostrarle al mundo lo que nos gusta o hacemos. Permiten referirse a un campo específico. Para quienes han creado uno, después de un buen entrenamiento, con una dosis de  disciplina, publicar entradas se hace cada vez más simple y,  si los contenidos son interesantes, novedosos, divertidos o visualmente atractivos, puede que se abran las puertas a una ruta que aun no es clara como actividad profesional, ni en Colombia ni en el mundo.

Particularmente dentro del universo blogger, los de moda son quizás los que tienen más resonancia. Junto con los de los periodistas: que ya escriben para medios, medios que no los dejan decir lo que realmente piensan, por lo que resultan disfrutar mucho de tener blogs donde sí pueden opinar abiertamente o bajo seudónimos sobre la situación política, económica, cultural  y social. Pero para no distanciarnos del punto, seguiré hablando de la moda. Los blogs de moda tienen un atractivo amplio, dado por una alta  presencia de contenido visual, el lapso rotativo de la información es corto, hay información fresca todo el tiempo y por otro lado, porque no hay persona sobre la tierra que siendo enemiga y despotricando abiertamente de la moda, no se vista: haya comprado una pieza de vestuario, o unos zapatos, decidido un color, una talla, un corte, una forma, o una textura, así sea solo para cubrir la “indecorosa desnudes”. No hay persona en el mundo que se pueda desasociar del concepto del vestido.

A eso hay que sumarle que la moda es una industria producto de una de las necesidades básicas del ser humano, es un negocio  (cosa que muchos en el país aun no han entendido) que deja grandes ganancias, que emplea a millones de personas en el mundo y que representa grandes trozos en los productos internos brutos de las naciones.  En un país donde “la corrupción es inherente al hombre” los muertos “nos hacen bulla” todos los días, donde la brecha económica parece no tiene cierre, la guerra política se alimenta de la desigualdad y los ‘dignatarios’ se comen el futuro de los “zarrapastrosos” contribuyentes: en la tierra del oportunismo, por supuesto la gran industria de la moda no tiene pies ni cabeza.

Colombia no es una nación prominente en el mundo de la moda. Estamos lejos de serlo, en América latina están por delante Brasil , México y Argentina. Llevado a conclusión, porque no hay plata. No hay calendarios organizados, no hay  estructura: diseñadores muestran sus colecciones una vez  al año  en una de nuestras tantas  ferias ¿Pero la otra gran colección del año en donde la muestran? si no hay patrocinador, no hay pasarela para la otra. No tienen páginas de internet. Producen imágenes que poco  nos seducen, no hay lenguajes gráficos pulidos, no hay fronteras entre que es un lookbook y una campaña publicitaria. ¿Por qué lo que acaba de pasar sobre una pasarela al siguiente día ya está en los ganchos y con precios? ¡Claro! "¡Porque hay que vender!" Y uno se pregunta ¿Es ese un modelo industrial competitivo de la moda o los artículos de lujo para colombia? Textiles e insumos de mala calidad, abundan y, los diseñadores ya están perdiendo de entrada.  Poco respaldo gubernamental. ¿Dónde está el interés por llamar la atención de compradores? (y no me refiero a los que van a la tienda a probarse una camisa) ¿Donde está la creación de un producto apetecible globalmente? ¿Donde está la producción de calidad?  ¿Dónde queda la industria, la logística, el negocio? Otro gran dilema de nuestra realidad es la falta de un capital cultural solido en los colombianos, pues preferimos ver como un actor con bigote falso reivindica al “más grande narcotraficante que ha existido” en vez de leer un libro o tener claro cuales entre el paleolítico o el neolítico fue primero, o cual es el papel de la antigua Grecia en el por qué nos gustan tanto las narices rectas y los cuerpos tonificados; “la imagen es todo menos fortuita”. Y  si en el primer mundo aun la moda se asocia con la estupidez y las mentes vacías, en Colombia no es para menos. Aunque increíblemente  la moda sea uno de los campos que mas funde y  asocie  referencias culturales. Un mundo soportado por grandes  talentos y  la máxima del capital cultural.

La moda (que no es la industria) es un fenómeno que nos toca a todos y a todas las actividades humanas, hay palabras de moda, comida de moda, el movimiento arquitectónico de moda, “tendencias económicas”, invertir en cierto sector se puede poner de moda. La moda es una forma de expresión, de proyección, de explorar, es la tendencia, la moda se traduce también en un lenguaje visual que define los tiempos. 


En un país con tantos problemas de fondo, es tan frívola como se le quiera ver y, es tan profunda como frívola alcanza a serlo: los efectos de la moda en el ser son inimaginablemente arraigados, sentirse bien, seguro, cómodo, empoderado, con coraje, capaz, fuerte, vulnerable, jugar a ser alguien, etc. está fuertemente fundamentado en la moda, en el vestirse, pero más que eso  desemboca en un estilo: una manera para hacer y actuar. Tiene efectos personales que pocas cosas llegan a alcanzar, la moda como industria, frívola, peligrosa, injusta, dentro de su proceso de  producción y su consumo (con su limitada y falsa fantasía de libre y amplia oferta) tiene cultural y socialmente un efecto opuesto, la otra cara  de la moneda es la libertad, la libertad real, de juicio, de usar lo que se quiera como se quiera,  esta propone  concebir la diferencia y el respeto de esta multiplicidad como un eje fundamental para que una sociedad funcione correctamente, en esa medida la moda aporta a construir un mundo más humano, variado,  consiente, respetuoso del hacer y actuar del otro. A mí eso me parece abismalmente lejano de lo frívolo.

Hace unos días mientras en lo que más que una  conferencia de uno de los más talentosos  diseñadores de nuestro tiempo en el mundo, fue una entrevista en vivo,  con la misma información que aburridamente se puede leer  en  los medios que tuvieron acceso a “entrevistarlo”. Un blogger pregunto qué pensaba de los bloggers a lo que el  diseñador le respondió: que no era una persona de blogs, que los veía superficialmente fundamentados, el momento fue gracioso para muchos de quienes lo presenciaron y los que mas tarde nos enteramos de  esto, la editora de un portal de moda manifestó en twitter que había sido  ‘su parte favorita’ de la “conferencia”, lo que me pareció bastante interesante en vista de que su portal esta fuertemente soportado en bloggers y muchas notas  que fácilmente pueden ser descritas como pobremente fundamentadas.

También hay que preguntarse qué autoridades hay en este país para juzgar el papel de quienes están  moviéndose en este nicho. Cuando los  diarios más importantes  nunca han hecho un cubrimiento serio y constante  de la moda sino a través de aproximaciones faranduleras en revistillas semanales. Las revistas de moda, aunque no se pueden des meritar pues han hecho mucho y por años  fueron la principal  fuente de información nacional.  Tienen quiebres propios de la realidad estructural de la industria local, formulas viejas que nos han dejado estancados con publicaciones pobremente diagramadas, y contenidos que parecen más  guías sexuales con consejos  insertos de estilo de vida a lo Martha Stwart. Por otro lado   los medios impresos independientes suelen estár conformados casi en su totalidad por grupos de personas tan  jóvenes como  lo son también los bloggers. Y entonces las publicaciones independientes o de “tono cultural”, ponen sobre la mesa el papel de los bloggers cuando sus contenidos también son producidos por mentes frescas, recién graduadas, provenientes de variados campos, o que en muchos casos no tienen experiencias previas y que realizan escritos probablemente corregidos armoniosamente por un corrector de estilo  veterano. Así todo dentro  de la industria se presenta nuevo y extraño y claro es difícil discernir que es solido y que puede estar fundamentado o no.  Todos nos  preguntamos  que pasara con esta revolución mediática en el país, viendo el auge de los medios y sus versiones digitales, el interés de marcas y grupos económicos detrás de la influencia que puedan llegar a  tener los medios en línea. Sean una reconocida revista, un medio independiente o un blogger.

Sí hay algo muy cierto en palabras del señor Ackermann; muchas de nuestras entradas no son estrictamente fundamentadas, no son académicas,  o relacionalmente consizas  en pro de un  análisis o un aporte social, cultural o económico. Ser conciente de esto hace que al encontrarme con ser presentado como un blogger me embargue un sentimiento de en efecto: poca profundidad, lo que nos ha impulsado a algunos a hacer de nuestra actividad algo cada vez mas solido. Pero los bloggers y no hablo de caso colombiano alguno, han logrado calar en las estructuras de comunicación porque se debaten precisamente entre el alcance del periodismo y posiciones subjetivas con las que millones de personas se vinculan. Finalmente la imagen del blogger/celebrity  que hace colaboraciones con marcas, realiza styling para estas  o puede dirigir grandes tráficos a una marca  aun no explota en  Colombia.  En el universo blogger  hoy en día todo es válido y, así como todo el mundo los bloggers quieren hacer algo de dinero. Ya se empiezan a descubrir las marcas con su casuales obsequios “que no buscan que escriban sobre  ellas”  y  la ola de bloggers que “aman la moda”  tanto como recibir regalos y  figurar, hoy  todos son validos, ya depende de las marcas que tan efectivo están siendo sus planes digitales o de relaciones públicas o imagen y su aproximación a los bloggers así como la onda expansiva que puedan alcanzar a través de estos, o con quienes decidan vincularse. Lo que si se decanta es una estructura comunicacional que al igual que la parte industrial es muy pobre en todas sus escalas. Hay quienes son mas  francos dentro de estos procesos y prestan un gran interés en la moda, en cómo funciona, en formarse, en aprender  y aportar o en construir desde su posición modelos que de algún modo empiecen a darle forma a una industria disparatada. 

Bloggers  los hay de todos los tipos y tener uno es correcto para quien quiera abrirlo, muchos realmente fijan su interés en otra actividad relacionada con la moda, como el arte, el mercadeo, las relaciones publicas... Otros pretenden ser escritores de verdad o críticos, otros son estilistas o fotógrafos, otros terminaran de banqueros o psicologos, aunque ahora digan que "su vida es la moda", quizás ninguno tengamos la conciencia de ser  un blogger per se, y a muchos cuantos simplemente no les cae mal un evento social con regalos de por medio.  Además en ningún lugar  está  escrito que un blogger deba mostrar sus looks, o ser un gran fotógrafo o el mas erudito en materiales de moda, que deba tener una línea clara en donde todo lo que publique sea gótico, o rosado, folklórico, o que sea una eminencia escribiendo. Este país tampoco está preparado para elaborados reportes academicistas o escritos que sobre decoran y empalagan un  tema que lo que busca es vincularse con la mayor cantidad de gente posible,  escritos supuestamente dirigidos a mini sociedades erróneamente descritas como  posmodernas en un país al que aún le falta mucho para entrar en su totalidad siquiera a la modernidad. Y aquí debo diferir de algunos conocidos que considero altamente talentosos en la materia. Porque citar grandes personajes del mundo de la moda no es suficiente. Por otro lado poetizar y enredar la moda  esta en tela de juicio, no resulta en efecto favorecedor para nuestra realidad social, y según grandes periodistas y críticos internacionales no lo resulta ni siquiera para el primer mundo. en donde modelos de comunicaicon de este tipo seccionan la moda y el lujo  a un grupo reducido de interpretes. Habrá a quienes el fin informativo, o reflexivo o de análisis no interese y solo se esten divirtiendo con la moda y lo que usan, al final del dia se trata solo de ropa y ver como crecen  sus seguidores, todos tienen cabida  y estos suelen llegar a tener gran alcance, no necesariamente lo que muchos podrían consideran fundamentado, pero si lo que muchas marcas buscan; lo ultimo que hay que olvidar es que la moda es un negocio.

 Como bloggers hay un afán constante por producir contenidos,  hay muchas cosas que no sabemos, que no analizamos, que solo reproducimos, en un contexto que no sabe de moda,  no siempre educamos en el sentido estricto de la palabra,  pero tampoco es novedad que los bloggers están abriendo espacios de intercambio de información y ampliando las fronteras, ese cuento es tan viejo como  lo es la plataforma misma. Por estos días una editora de una revista independiente decia que no veía que muchos bloggers tuvieran un punto claro (y es que no tienen que tenerlo, porque nadie puede exigirles nada) también una revista reflexionaba sobre si los bloggers  “son comentadores o tendencia”. Y yo pensaba a todas estas al decidir si yo era  comentador o tendencia, ¿Qué atributo bueno tenía que me decidiera por  alguna de las dos opciones? Cualquier persona (comentadora) comenta sin mucho fondo sobre cualquier tema y, ser tendencia implica que es algo  con un comienzo, un pico y un final, una ola cargada de una fuerza caprichosa. Lo único cierto en el artículo es la verdad tapada con el dedo: que se cuece un nuevo escenario para la industria en el país.

El del blogger es un futuro algo prematuro  para decidir en una nación donde apenas explota esta figura. Yo diría que un blogger es lo que le interesa,  puede ser un photoblogger o un buen escritor, un conocedor que realmente puede discernir y hacer análisis profundos y concretos, alguien que quiere ser famoso y mostrarle al mundo que se pone, puede ser alguien que quiere regalos de las marcas y que los fotógrafos le saquen fotos.  Comentamos  y producimos contenidos sin duda de lo que nos interesa, nos hace reflexionar o gusta a nivel personal,  lo que creemos es lo mejor en la oferta o  si nos cayo bien la directora de RRPP de una marca y le queremos hacer el favor, informamos y replegamos la información. 

 Si dentro de estos procesos alguien decidiese seriamente  que su vida estará soportada por esta actividad o alguna en el mundo de la moda o la comunicación a un nivel profundamente comprometido, ahí aparece la necesidad de saber tanto como se pueda, de fundamentarse, porque finalmente nada es más real cada día que darse cuenta  que sabemos menos de lo que creíamos. En un país donde no se tiene estructura alguna, es agradable saber que se cuecen variados talentos en todas las escalas de la industria local, talentos e ideas y nuevos aires alrededor de la moda, que junto a los esfuerzos rodando por estructurarla, esperemos terminen haciéndola fuerte.


 Tal vez porque la presencia del blogger de moda denota a nivel global, aquí también pasa. Como con  las personas en general,  a mi me convencen los bloggers coherentes: cuyas vidas, intereses profesionales, acciones  y rutinas están en armonía, el resto no, y viéndolos desde dentro puedo decir que hay muchos que no hacen parte de esta categoría.  Para el momento en que la figura alcance la prominencia que tiene a nivel internacional,  la competencia habrá despegado y las marcas empezaran a seleccionar con quienes quieren trabajar y a que acuerdos monetarios pueden llegar con ellos, se adapataran a estas y a su planes de comunicación  los que escriben bien o los que se visten con lo ultimo, o los que hacen bellos registros fotográficos, lleven 5 días o 5 años haciéndolo. Secuencialmente su presencia irá creciendo y quizás algún día no sea tan penoso y para algunos no se relacione con la poca profundidad responder a la pregunta ¿Tu qué haces? con : soy un blogger.

7 comments:

Laurita by Ricci said...

Impresionante claridad sobre el tema. Un motivo más para que aumente mi admiración por el trabajo que se hace. Un abrazo Lapo, me gustó su posición, clara y contundente.

InspireDust said...

Me encanto este ensayo!

Anonymous said...

Por fin leo un artículo, en un blog de moda, que va mas allá de lo "que viene para esta temporada", en un país sin temporadas, o donde no se tiene claro este concepto, y que va mas allá de mostrar un look en un evento social hecho para bloggers.

No se usted, pero me parece que retrató, aunque con algunos apuntes fuera de contexto, pero ciertamente que aportan a su tesis, lo que pasa con los bloggers en este país, con la moda en este país. Y que a diferencia de ellos, es mucho mas consciente de lo que pasa, y no se queda rimbombante en el mundillo de los eventos de moda, si no que se atreve a dar su concepto sobre lo que pasa.

Estoy muy de acuerdo con usted sobre todo en una cosa: Falta formación seria sobre periodismo de moda, tanto en las escuelas como en las grandes redacciones. El cubrimiento de CEET sobre la SIMB fue por demás, patético, por nombrar algún ejemplo. Es bastante empírico.

Gracias por este artículo. Me hace ver que no estoy sola en esto.

Lux Lancheros.

Emma said...

Varios scrolls, leido completo.
buen trabajo.
yo no he podido ser "bloggera" porque por mas que monto contenido no me parece suficiente. Lo que me gusta de los bloggs de moda que sigo, es que soy muy visual y ver imagenes me llena mas que leer un articulo academico que explique hasta cientificamente la relacion directamente proporcional que existe entre la moda y lo que sea.
Amo su blog, no tengo ni idea quien es usted, pero amo su log, no se si usted estudio moda, si es muy adinerado (a) y puede salir mucho del pais y relacionarse con personas que saben y viven el tema, si es un(a) nerd de la moda... solo se que cuando llego a mi casa, cansada, siempre habro su blog y me delieto con sus post con o sin base... es una realidad, usted es real y auqnue yo no tenga la calridad academica sobre moda bloguera no me importaaaaaaaaaa, porque amo sus post y sus imagenes, las historias que cuenta... yo como consumidora de su blog estoy solo agradecida por su actividad bloguera!!

Anonymous said...

Woa!!! me encanta tu punto de vista al tiempo que lo comparto, buen post... por cierto también soy blogger o más bien me esfuerzo por serlo sin ninguna pretensión diferente a la de entretenerme.

el caso es que es lo mejor que he leído de la moda en Colombia, bien hecho!!!

tendenciambigua.wordpress.com

Claudia Pantoja said...

Hola,
Leí detalladamente su ensayo, y tengo que decir que me encantó. Soy de las que me leo los miles de blogs que hay en las redes, siempre buscando espacios de aprendizajes, pues eso es lo que significa para mí un blog! A pesar que no vivo en la amdada colombia, me he dedicado a buscar blogs colombianos, con la esperanza de escuchar una vos diferente a la de los magazines de la semana, y creo que muchos de ustedes le han puesto ese sazón que le falta a el mundo de la moda colombiana. Me llamó mucho la atención el artículo de aquella experta de moda, en donde muestra su desacuerdo por los blogs, algo que me llamó la atención y por ende dió fruto a uno de mis recientes post. Pero quiero decirle, que para mí en lo personal, el poder de los bloggers va a ser sin medida y muchos que hoy no los ven con agrado, en el día de manana los verán con otros ojos. Ustedes son la única vía que el país cambie su imagen internacional- duelale a quien le duela- que somos una segunda india, pues en europa se nos censura de utilizar mano de obra infantil en nuestras industrias. Usted se imaguina, cuando muchos de los que comenzamos a escribir sobre lo que sucede en colombia, fuese presentado de una manera donde estos esquemas sean derrocados? Entonces, porqué no apoyar la causa de los bloggers, nosotros mismos, preparandonos intelectualmente, pues la práctica hace el maestro!. En sus manos está el cambiarle la imagen a el pais, y de esa manera veremos como los esfuerzos de proexport se harán mucho más factibles!! Saludos desde alemania, una seguidora más!
http://mariposa-world.blogspot.de

juliana caceres said...

buen día
Pocas veces le dedico tiempo a leer un post tan largo como el suyo, que, aunque hecho a manera de ensayo no sea atractivo, el texto atrapa por su contenido, por su manera de ofrecerlo; palabra a palabra creo que es lo que siempre quise leer. Soy blogger, y aunque presto poca atención (lo confieso) a los blogs de mi país, de ahora en más vuelco mi atención sobre este blog, me encantó cómo aborda el tema de tal manera que el análisis me parece perfecto, no se escapa detalle alguno. Es cierto que la moda en Colombia no tiene el apoyo merecido, es cierto que los bloggers son "discriminados", aunque nadie les puede exigir nada, es cierto todo en esta mirada profunda que ud hace.
Creo que más allá de la moda, el periodismo de moda en Colombia no tiene la importancia que merece, es una pasión que no puede considerarse como profesión en nuestro país. La perspectiva de las publicaciones le trata con desdén o no encuentra un espacio para ello. Como amante del tema creo que hace falta que las publicaciones le den un espacio, pues en mi caso siempre termino refugiándome en revistas extranjeras que trabajan bajo los parámetros de temporadas, de modo que esa ventaja colombiana de tener clima variado para todo el año debe ser rescatada por nosotras mismas, las usuarias que pensamos en cómo vestirnos para vernos bien, para reflejar nuestra personalidad, para ser las dueñas del buen gusto. Me encanta que resalte en su texto la idea de las publicaciones de Colombia, son "guías sexuales con consejos a lo Martha Stewart", nada mas cierto y creo que desde ese pequeño poder del blogguer algo debería hacerse por cambiarlo. Aportar perspectiva es lo que mejor saben hacer los blogguers, los de aquí y los de todo el mundo. De nuevo, GRACIAS